Eco-Viajes

Jardín Secreto (Santander): un pequeño hostal con encanto en el centro de la capital cántabra

Situado a dos pasos del mercado de La Esperanza y del ayuntamiento, en pleno centro de la capital cántabra, el hostal Jardín Secreto se ha convertido en dos años en la pequeña gran sorpresa del hospedaje en Santander. Seis habitaciones decoradas con elegancia por Eneida Gómez en un proyecto familiar donde sus hijos completan un equipo entregado al bienestar de la clientela. Eco-Viajes ha estado en Santander y te lo cuenta.

Fachada del hostal
Fachada del hostal

Una locura convertida en realidad: Eneida Gómez y sus hijos, Nacho y Eneida, se enredaron en un viejo sueño, poner en marcha en la capital cántabra ese hotelito con encanto que siempre buscaban en sus viajes y que no existía en Santander. La casualidad les llevo hasta este edificio centenario situado en la calle del General Cisneros, a dos pasos del mercado de La Esperanza, en la parte posterior del ayuntamiento. Edificado a comienzos del pasado siglo XX, conserva la sobria fachada de ladrillo visto, el portal original y, sobre todo, un minúsculo jardín en su parte posterior vigilado por el enorme cedro de una casona señorial con la que comparte medianerías. Un barrio con una buena dotación cultural (muy cerca se encuentra el cine Groucho, que proyecta en versión original) y un pujante comercio de pequeños locales con mucho sabor y pequeñas galerías de arte.

El resultado es el hostal Jardín Secreto, abierto en el año 2010 y que, en apenas año y medio, ha sido calificado como el mejor hospedaje santanderino por los visitantes del portal viajero Trip Advisor. La culpa la tienen, sin lugar a dudas, el trato personal y directo con que la familia Gómez trata a sus clientes, el exquisito gusto por el detalle que han puesto en la decoración de cada una de las estancias y, también, el secreto que -a modo de jardín- guarda el establecimiento en sus entrañas, un pequeño oasis de tranquilidad en el corazón de Santander.

Las seis estancias se distribuyen en las dos plantas del establecimiento, cuatro en las que están al nivel de la primera planta del edificio y otras dos (las números 5 y 6), en el semisótano que da al jardín secreto. En todas ellas, decoradas con un estilo funcional y elegante, nada recargado, sobresale la luminosidad y el tamaño, dentro de las posibilidades del edificio (las estancias se tuvieron que distribuir de acuerdo al primitivo orden que reinaba en la planta, de la que sólo se han podido conservar las recias vigas de madera y los muros de piedra y ladrillo).

Suelos de tarima, baños totalmente equipados y revestidos en pizarra, carta de almohadas, acceso wi-fi, caja de seguridad y nevera, un rincón de hall con espacio para que los clientes se sirvan un frugal desayuno (gratuito) con café y repostería cántabra y, sobre todo, el secreto contado al oído de su jardín trasero, con una pequeña fuente y toda la tranquilidad del mundo. Un secreto a voces que deberías conocer si estás pensando viajar a la capital de Cantabria.


 

Hostal Jardín Secreto
Cardenal Cisneros, 37
Tel. 942 07 07 14