Eco-Viajes

Salamanca en cuatro pistas

En la capital charra todos los caminos conducen hacia la centenaria Plaza Mayor: disfruta de sus terrazas, cafés y bares de tapas. Y luego descubre los tesoros de esta ciudad construida a base de piedra de Villamayor y palabras.

Puente romano sobre el río Tormes
Puente romano sobre el río Tormes
1. TORMES. Aunque suene a tópico, a Salamanca hay que empezar a quererla desde la orilla opuesta del Tormes, cuando por encima de la raya verde del Parque Fluvial asoman la omnipresente silueta del cimborrio y la torre de la Catedral Nueva. No es una recomendación nuestra, sino de una de sus hijas más ilustres: la novelista Carmen Martín Gaite. Entre el Bosque de Olmos de Agustín Ibarrola, junto a la iglesia del Arrabal, y el verraco granítico del puente romano, se tiende el conjuro cervantino según el cual la ciudad hechiza la voluntad de regreso de quienes alguna vez la han visitado. Lázaro de Tormes sale a recibir al visitante y el rastrillo dominical, desterrado a la Aldehuela, es un eco de gentes en el Paseo del Rector Esperabe.
 
2. CASCO MONUMENTAL. Un vistazo al plano callejero muestra el centro histórico de Salamanca constreñido por un cinturón de asfalto que comienza en el Paseo de Canaletas y concluye en el Paseo del Desengaño y el río. Dentro de ese dibujo queda un cofre repleto de tesoros imposibles de enumerar. Todo gira en torno a la plaza Mayor: la Rúa del mismo nombre, la plaza de Anaya, la Catedral Nueva y el patio Chico de la vieja catedral, el museo de Unamuno, la fachada plateresca de la Universidad y el claustro gótico. Asciende hasta las torres medievales de la Catedral (la entrada es por la puerta de la Torre, en la Pza. Juan XXIII y cuesta 3,75 €). Desde lo más alto disfrutarás de unas panorámicas únicas de la Rúa Mayor, la Clerecía o el Tormes: también podrás disfrutar de una visión insólita del interior de las catedrales Nueva y Vieja y contemplar la exposición “Ieronimus”, el nombre latino del obispo Jerónimo de Perigeaux, constructor de la iglesia de Santa Marta en el siglo XII.
 
3. CASA LIS. Este edificio modernista, que ha cumplido ya su primer centenario, alberga el legado del anticuario Manuel Ramos Andrade, un imprescindible vistazo al mundo de la belle époque: pintura, porcelanas, muebles, esmaltes y estatuillas de bronce y marfil componen la colección museística más visitada en Castilla y León. El Museo de Art Nouveau y Art Déco (Gibraltar, 14. Tel. 923 12 14 25) cuenta con 19 colecciones y más de 1600 piezas, a lo que se añade el particular ambiente interior que crean las vidrieras situadas en la fachada sur del edificio construido por el arquitecto Joaquín de Vargas. Horario: de 11 a 21 h. Entrada: 4 €. No dejes de visitar el Museo de la Fábrica de Harina (La Pesca, 5. Tel. 923 28 16 28): situado a orillas del Tormes, abre  todos los días de 11 a 20 h (entrada gratuita). Y la Filmoteca de Castilla y León (Gonzalo Santana, 1. Tel. 923 21 25 16), con interesantes muestras fotográficas.
 
4. PALACIO DE CONGRESOS. Solapadas con la ciudad barroca hay otras Salamancas que comparten espacio vital, sueños y frustraciones. La Vaguada de la Palma, junto a donde décadas atrás se situaba el deteriorado Barrio Chino, es ahora un espacio arquitectónico de vanguardia en el que el Palacio de Congresos y Exposiciones de Castilla y León ejerce un importante mecenazgo cultural y empresarial: ferias, seminarios, conferencias, presentaciones y conciertos completan su calendario. Inaugurado a principios de los noventa, el edificio fue obra del arquitecto Juan Navarro Baldeweg.
 
Más información: Oficina Municipal de Turismo (Plaza Mayor, 22. Tel. 902 30 20 02).

 



DORMIR
 
Muy bien situado en el casco antiguo está el Microtel Placentinos (Placentinos, 9. Tel. 923 28 15 31), que cuenta sólo con 9 hab. dobles y está ubicado entre el Palacio de Congresos y la Universidad. Entre 72 y 99 €.  El Hotel San Polo (Arroyo de Santo Domingo, 2-4. Tel. 923 21 11 77) es un coqueto establecimiento situado junto al Paseo de Canalejas y las ruinas de la iglesia románica de San Polo, que cuenta con 37 habitaciones. Asociado a la cadena Best Western. Por 86 €. El  Hotel Rector (Paseo del Rector Esperabé, 10. Tel. 923 21 84 82) lució en 2002 el título de mejor hotel de ciudad europeo otorgado por la británica Conde Nast Johansens y es un remanso de paz. Cuenta con once habitaciones dobles, una individual y una suite. Desde 151,19 €. Abba Fonseca Hotel (Plaza San Blas, 2. Tel. 923 01 10 10 y ), un cuatro estrellas que ocupa buena parte del que fuera Colegio Maestro Ávila, edificio construido por los jesuitas en el siglo XVI. Con la funcionalidad en la decoración que caracteriza a la cadena, sus 86 habitaciones (3 de ellas junior suites) son cómodas y confortables. Desde 99 €/hab. doble (más 7% IVA). Y si se prefiere estar en la misma Plaza Mayor, el Petit Palace Las Torres (Concejo, 4. Tel. 923 21 21 00) ofrece 42 dobles y dos suites, muchas de ellas con balcones a la misma plaza. Desde 70 €.