Eco-Viajes

Guimarães, Capital Europea de la Cultura 2012

Guimarães es la cuna histórica de nuestro país vecino, Portugal. Desde enero de este año comparte con Maribor, en Eslovenia, la capitalidad cultural europea 2012. Por delante esperan más de 600 actividades relacionadas con la música, el cine, la literatura, la pintura y la fotografía. Cien millones de presupuesto y todo el alma del habla portuguesa a sus espaldas. Eco-Viajes te propone un paseo por los rincones más bellos de la ciudad y sus alrededores.

Castillo de Guimarães
Castillo de Guimarães

Una apretada agenda cultural, con más de 600 actividades programadas, saluda a los visitantes de la ciudad donde la historia oficial sitúa el nacimiento del reino de Portugal: Guimarães. Situada a 50 km al noreste Oporto, muy cerca de Braga, Guimarães saluda al año 2012 con la capitalidad cultural europea (privilegio que comparte con Maribor, en Eslovenia).Iglesia de Nossa Senhora da Oliveira

Guimarães es una ciudad que conjura las prisas del visitante. Conserva un casco histórico convertido en un recurrente plató cinematográfico (sólo en 2012 se rodarán aquí escenas para más de cuarenta largometrajes). El castillo de São Mamede, el palacio de los Duques de Bragança o la plaza de Largo de Oliveira (con el olivo de la tradición, el baldaquino gótico y, como telón de fondo, la fachada limpia del templo románico) son algunos de sus reclamos patrimoniales. O turísticos. Pero el alma de Guimarães se respira en la placidez de sus terrazas, donde los parroquianos charlan ajenos a los giros del universo, en sus tiendas recoletas y en el mercado municipal: aquí el tiempo parecería varado bajo los soportales pétreos o esos grandes aleros de madera que evocan cómo la vida continúa, bajo la lluvia, en otros momentos.

PORTUGAL, DÍA 1. Así reza en una placa situada al pie del curioso monumento que data la batalla por la que Portugal se independizó del Reino de León. La placa está a las afueras de São Torcato, a 7,5 km de Guimarães, en un campo rodeado por las típicas viñas de enforcado que caracterizan la zona rural que circunvala la ciudad. Es una de las maneras tradicionales de cultivar las vides cuyo fruto se utilizará para elaborar el "vinho verde": se rodean, a modo de cerca, los campos donde se cultivan patatas o cebollas por largos palos por los que trepan las parras, lo que crea un paisaje muy característico.

En el Campo de Ataca, que unos historiadores sitúan a los pies del castillo de Guimarães, otros en São Torcato y algunos más en otra parroquia próxima a la ciudad, cuenta la tradición que se inició la batalla de São Mamede, de la que saliera victorioso D. Afonso Henriques, primer rey de Portugal, el día 24 de junio de 1128. El conjunto escultórico lo firma Augusto Vasconcelos y representa a varios guerreros y sus caballos, todo un contraste con el entorno que rodea a la finca. El primer domingo de julio se celebra en el monasterio de São Torcato, del siglo XIX, la Romería Grande, una de las más multitudinarias en las tierras al norte del Douro.Iglesia de Nossa Senhora da Consolação e Santos Passos

CULTURA CASTREÑA. En São Torcato no dejes de hacer un alto en su Museu Etnográfico (Tel. 351 253 55 11 50), las visitas son concertadas, y si te sobra tiempo y adrenalina acércate hasta el Parque de Aventura Viva Park (abre de 9 a 19 h, Tel. 351 253 55 31 39). En la Oficina de Turismo de Guimaraes (Tel. 351 253 51 83 94), te facilitarán un folleto donde se detallan los dos senderos etnológicos de la comarca: uno es el de los molinos de agua de São Torcato (de escasa dificultad y unos nueve kilómetros de longitud) y el otro es el de la Citania de Briteiros, a 13 km, un imponente castro celta que está declarado Monumento Nacional y que fue descubierto y excavado en gran parte por Francisco Martins Sarmiento en la segunda mitad del XIX. A su figura se dedica buena parte del Museu da Cultura Castreja (Tel. 351 253 47 89 52), donde se custodia la llamada Pedra Formosa, una pieza arqueológica de monumentales proporciones encontrada en el castro. La entrada, conjunta, cuesta 3 €.

No muy lejos de Briteiros se encuentra Póvoa de Lanhoso: su castillo está situado sobre un afloramiento granítico, junto al Santuario del Pilar y el castro de Lanhoso. La entrada al castillo, con una pequeña exposición temática, cuesta 1 € y te permitirá subir hasta la parte superior de la torre del homenaje. Las vistas, con la ciudad y el paisaje parcialmente calcinado, llegan hasta la cercana ciudad de Braga. Hay tres senderos de pequeño recorrido en el municipio: el conocido como “María da Ponte”, una heroína popular, lleva hasta el Centro de Interpretación del Roble de Calvos (Tel. 351 253 63 27 90), un espacio de educación medioambiental constituido alrededor de un roble con más de 500 años. También se puede hacer un alto en el Museu do Ouro de Travassos.

De regreso a Guimarães, no olvides visitar su castillo y el palacio de los Duques de Bragança. Camina por el Largo de Sao Tiago y por la Rua de Santa Maria. Puedes comprar paños en la alameda de S. Dámaso y si prefieres artesanía original haz un alto en Prometeu (Sta. Maria, 37).Mercado

EL MERCADO DE SÃO MAMEDE.  Portugal es tierra de mercados semanales. Y Guimarães no podía ser menos. Cada viernes se monta en el campo de São Mamede, a los pies del castillo, un multitudinario mercadillo que colapsa de la mañana a la tarde la parte norte de la ciudad. Encontrarás de todo, desde ropa a calzado, artesanía y cerámica. Aunque lo mejor es el ambiente que se respira entre la multitud de tenderetes. Otro tanto ocurre cada mañana en el Mercado Municipal, una buena representación de esa cohabitación entre los mundos rural y urbano que caracteriza a la comarca del Minho: frutas y verduras, gallinas y conejos, puestos de flores. Todo un universo.

DOS PROPUESTAS PARA DORMIR EN LOS ALREDEDORES DE GUIMARÃES. La familia Santiago Sottomayor fue una de las pioneras en el turismo de habitaciones portugués: allá por el año 82 abrieron a los visitantes la antigua mansión que, según está documentado, pertenece al linaje desde el año 1415. Del primitivo Paço de São Cipriano queda en pie la cocina vieja, que es donde se toman los desayunos al calor de la vieja chimenea de granito. El resto se fue edificando con el paso de los siglos, principalmente en el XVIII, que es de donde proviene su actual fisonomía de torre y galería acristalada rodeada de un jardín histórico y 80 hectáreas de finca. Los interiores son, a la vez, rústicos y señoriales, conservando el mobiliario original. Exquisito el trato. 
 
Paço de Sao Cipriano
Tabuadelo (Guimarães)
7 habitaciones. Tel. (351)  253 56 53 37
Por 110 € (desayuno incluido)

La Casa do Ribeiro es una interesante mansión, originaria de finales del siglo XVIII, que ha pertenecido a la familia de María do Carmo, su actual propietaria, desde entonces. Interiores señoriales, con mobiliario de época, grandes alfombras, cuadros y recuerdos, sus cuatro habitaciones (tres dobles y una individual) conservan las típicas techumbres de “masseira” de la comarca del Minho e idéntico aliento distinguido. Biblioteca, capilla y jardines, además de unas preciosas vistas sobre los viñedos circundantes para hacer de tu estancia un retiro inolvidable.

Casa do Ribeiro
Sao Cristovao do Selho (Guimarães)
4 habitaciones. Tel.  (351) 213 30 05 41
Por 80 € (desayuno incluido)


 

Más información: Turismo de Guimarães.