Eco-Viajes

¿Qué te dicen tus pies?

Llevar el calzado correcto en montaña no es un capricho, es una necesidad. Una mala elección puede, nos sólo provocarte lesiones en tobillos, rodillas o espalda, sino hacer peligrar tu seguridad. Además si vas a estar durante horas haciendo una actividad, cuanto más cómod@ y a gusto te sientas, más vas a disfrutar.
Pero… ¿botas o zapatillas?
Hasta hace unos años este debate apenas existía. El auge del trail running y la llegada del minimalismo a la montaña hace que cada vez más se cuestione la clásica bota. Lo primero de todo conviene aclarar que este debate tiene cabida siempre y cuando estemos hablando de senderismo o baja/media montaña. En altitudes elevadas no hay lugar a dudas, siempre bota. La zapatilla te ofrece mayor ligereza y movilidad que se traduce en más libertad de movimientos y por lo tanto mayor comodidad. La bota supone una excesiva protección del tobillo lo que implica un mayor esfuerzo de la fascia plantar, del tendón de Aquiles, gemelos y sóleo provocando que termines con una sensación de mayor cansancio.
En mi opinión siempre apostaría por la zapatilla si no tienes ningún tipo de lesión o tendencia a esguinces y repito, siempre que el terreno no sea técnico y tus tobillos estén fuertes.
La película cambia si llevamos peso.
En este caso optaremos siempre por la bota ya que nos ayuda a mantener el equilibrio y a amortiguar ante la mayor presión. No obstante la experiencia es un grado. Si estás muy acostumbrad@ a andar en montaña quizá puedas llevar zapatillas en terrenos técnicos o puede que si llevas pocas salidas prefieras una bota para sentirte más segur@. Y ahora que lo tenemos claro, voy a ponerte a prueba.
Te paso 2 planazos para este verano de montaña de la buena y quiero que me digas que tipo de calzado llevarías y por qué.
El secreto mejor guardado de los amantes de la alta montaña 

Viaje al corazón del Pirineo 

 Son dos escapadas, al lado de casa, sin grandes logísticas, sencillas pero de un gran valor.Tú y las montañas. No hace falta que te lo recuerde, sé que lo sabes, sé que sabes que volverás como nuev@, sé sabes que verás las cosas desde otra perspectiva y sé que sabes que es la mejor apuesta.
Puede que no estés en tu mejor estado de forma, nadie lo está, pero precisamente por eso todavía se hace más urgente. Tenemos por delante una gran maratón, nos queda mucho mucho por pasar, por eso más que nunca estos chutes de Vitamina N son más que necesarios para afrontar lo que está por llegar.

Y ahora sí ¿Bota o Zapatilla? ¿Palentina o Pirineos?
PD: tienes más propuestas para este verano en la sección desescalada.