Eco-Viajes

Doce ciudades y villas unidas en torno a la Edad Media

Diez localidades españolas y dos portuguesas integran la Red de Ciudades y Villas Medievales, una alianza con la huella de la Edad Media en su patrimonio como común denominador. Sabor a Historia viva.
Presentacion Red de Ciudades y Villas Medievales
Presentacion Red de Ciudades y Villas Medievales
En una agradable velada nocturna celebrada anoche en Madrid, en el hotel Santo Domingo y organizado por la agencia de comunicación RV Edipress, se presentó la Red de Ciudades y Villas Medievales, un entramado patrimonial y turístico del que forman parte las localidades de Almazán (Soria), Consuegra (Toledo), Coria (Cáceres), Estella-Lizarra (Navarra), Fuenterrabía-Hondarribia (Guipúzcoa), Laguardia (Álava), Olivenza (Badajoz), Pedraza (Segovia), Sigüenza (Guadalajara), Sos del Rey Católico (Zaragoza), y las alentejanas villas de Marvão y Vila Viçosa, en el vecino Portugal. Doce municipios unidos para promocionar el rico legado histórico que el medievo ha dejado en sus costumbres, su arquitectura, su cultura y en su gastronomía.

Un viaje de más de 1.000 kilómetros por la historia que responde a la demanda creciente del turismo cultural, rural, activo y gastronómico. En el acto, presentado por el Director General del Grupo RV Edipress, Fernando Valmaseda, intervino el alcalde de Hondarribia, Aitor Kerejeta e hicieron una sabrosa demostración de sus habilidades culinarias los cocineros Santos García Verdes (del restaurante La Granja de Alcuneza, a 5 km. de Sigüenza) y José Miguel Moreda Artola (del bar Gran Sol de Hondarribia). Uno de los ejes motores del proyecto descansa en el fascinante mundo de los fogones: un recorrido culinario por el País Vasco, Navarra, Aragón, Castilla y León, Extremadura y el Alentejo.

Hondarribia, con su casco histórico declarado Conjunto Monumental, conserva gran parte de las murallas que la fortificaban, es, actualmente, la única ciudad de Guipúzcoa que conserva sus murallas. Laguardia, una villa medieval enclavada en pleno corazón de la Rioja Alavesa con puntos de interés como las cinco puertas de acceso a su muralla, la Iglesia de Santa María de los Reyes o la Plaza Mayor porticada.

La oferta turística de Estella-Lizarra gira en torno a la Edad Media con su Semana de Estudios Medievales, la Semana de la Música Antigua o la Semana Sefardí. La localidad navarra está repleta de monumentospedr religiosos y civiles como el Castillo Mayor, el Palacio de los Reyes de Navarra o la iglesia de San Pedro de la Rúa.

En la aragonesa Sierra de la Peña, Sos del Rey Católico, villa declarada Bien de Interés Cultural, supone un auténtico viaje al medievo con sus casas de piedra de sillería y mampostería, aleros, portadas con dovelas y escudos, ventanales góticos y renacentistas…

Ciudad del siglo XII, Almazán combina su patrimonio románico con un fantástico entorno natural.  Sigüenza, en plena sierra norte de Guadalajara, estuvo poblada ya desde el Paleolítico y Neolítico, por allí pasaron celtíberos, visigodos, romanos y en 1121 comenzó su historia como villa medieval.

Palacios, casas nobles blasonadas y por supuesto el castillo, son sólo algunos de los puntos de interés de Pedraza, en plena Sierra de Guadarrama.  En las proximidades de los Montes de Toledo, Consuegra mantiene doce molinos originales del siglo XVI además de un castillo medieval de origen árabe y numerosas iglesias y conventos.

En las cacereñas Vegas del Alagón, Coria mantiene las huellas diseminadas por vettones, romanos, godos, árabes, judíos y cristianos. Y ya en Badajoz, Olivenza, fundada por los templarios en el siglo XIII, fue el último territorio en incorporarse a la corona de España.

Las dos últimas villas de esta red se encuentran en Portugal. Vila Viçosa, en pleno Alentejo Central, es todo un catálogo de atractivos arquitectónicos.

Y sobre una montaña de granito en el Alto Alentejo, y totalmente amurallada, se levanta Marvão, una pequeña localidad con sólo 100 habitantes incluida en la lista de candidatos a Patrimonio de la Humanidad.

Precisamente en Marvão se celebrará, los próximos días 5 y 6 se noviembre, el “IV Concurso Internacional de Pinchos y Tapas Medievales”. Cocineros llegados de cada localidad de la red participarán en la competición y elaborarán un total de once tapas medievales que podrán degustarse al precio de 2,5 euros, incluyendo el aperitivo y la bebida.