Eco-Viajes

De Águilas a La Azohía (Murcia): el embrujo del azul

A poniente de Cartagena, desde Cabo Tiñoso a Cala Reona, se tiende un agreste litoral que es paraíso de buceadores y senderistas. La Azohía, Mazarrón y Águilas, desde el sosiego del otoño, te ofrecen un sinfín de opciones para disfrutar del embrujo azul del Mediterráneo.

Mazarrón - Playa del Rincón (Puntabela)
Mazarrón - Playa del Rincón (Puntabela)

La costa meridional murciana, tendida a poniente de Cartagena, es un agreste litoral volcánico que, desde Cabo Tiñoso a Cala Reona, desenreda una madeja de casi setenta kilómetros donde confluyen playas recónditas, ramblas desiertas y dos de los centros del turismo de sol y playa más tradicionales del Mediterráneo español: Mazarrón y Águilas.

Comienza tu recorrido por el extremo suroriental de la región, en Águilas y su plaza de España: es donde mejor se conserva el aire ilustrado de la ciudad, transformada en el año 1785 por Carlos III en el puerto al mar de la vecina Lorca. Sus orígenes se remontan a la época romana: visita el Museo Arqueológico Municipal (Conde de Aranda, 8. Tel. 968 49 32 87), que atesora buena parte del material extraído del subsuelo urbano aguileño y donde hay también un modesto Centro de Interpretación del Mar. La entrada cuesta 1,20 € y abre todos los días de 10:30 a 14 h y de 17 a 20 h. (excepto lunes y domingos por la tarde). Además, en Águilas podrás tapear y bien: la plaza de España está repleta de terracitas que buscan el sol como los lagartos en invierno. Haz un alto, por ejemplo, en la cervecería La Plaza y pide la tapa de chipirones rellenos o gambillas fritas (2,50 €).

A vista de gaviota. La mejor panorámica de las cuatro bahías que delimitan el actual paisaje costero aguileño, Poniente, Levante, El Hornillo y Cope la tendrás desde el castillo de San Juan de las Águilas, fortaleza del siglo XVIII levantada durante el reinado de Fernando VI. Puedes llegar a pie desde el mismo centro urbano, saliendo de la plaza de Robles Vives. La entrada cuesta 1,20 € (abre de martes a domingo de 11 a 13 h y de 16 a 18 h). Antes de abandonar Águilas haz una parada en la quesería artesana La Granja del Fraile (Murcia, 49. Tel. 968 41 37 02) y degusta sus quesos de cabra con almedras o pimentón.

Toma luego la carretera que conduce hacia la playa del Hornillo, Calabardina y Cope. Calabardina, en invierno, es un reducto de tranquilidad: casas cerradas a cal y canto, esquinas barridas por la arena de la playa y unos atardeceres de película. Un elogio de la soledad, vamos. Unos kilómetros más allá, en Cope, junto a su torre, una atalaya para vigilar los ataques de los corsarios berberiscos, nace el sendero natural del Cabo Cope, recomendado en especial para los amantes de lo naturalmente diferente. Las Gredas de Bolnuevo

Bolnuevo y Mazarrón. Desde Cope tienes dos alternativas en el recorrido: seguir la vieja carretera que bordea el Parque Natural de Calnegre, entre ramblas desérticas e interminables plantaciones con invernaderos o, lo más rápido, tomar la autovía de peaje en dirección a Cartagena. Ambas te conducirán hasta Mazarrón y su puerto, municipio con 32 calas y playas para todos los gustos. Es imprescindible que te desvíes, primero, hasta las fantásticas Gredas de Bolnuevo, un impactante paisaje donde la erosión ha tallado extrañas figuras en la roca. Al otro lado de la carretera, sobre la misma playa, hay un puñado de locales donde degustar una buena paella o un típico gallopedro a la plancha: prueba en La Siesta (tel. 968 15 06 90).

Si te interesa hacer un recorrido senderista por las antiguas explotaciones mineras que jalonan la zona de los volcanes de San Cristóbal y Los Perules, contacta con Pedro (Tel. 627 61 94 55), guía que las realiza cada domingo, a las 10 h., desde la gasolinera Repsol de Mazarrón pueblo (fuera de la temporada estival). Además, la empresa Cetáceos y Navegación (tel. 968 15 38 08) organiza travesías para realizar avistamientos de cetáceos en las proximidades costeras.

Aquí se fabricaba el garum romano. Es sabido que los romanos solían utilizar abundantes salsas de pescado para condimentar sus platos. Una de las más conocidas era el garum, un poderoso potenciador del sabor que se producía en las numerosas fábricas de salazón que, a la manera de los fenicios y púnicos, los romanos establecieron en el litoral mediterráneo. Una de ellas se descubrió a mediados de los setenta junto al muelle pesquero de Mazarrón y hace pocos años que se puede visitar: el Museo Arqueológico - Factoría Romana de Salazones (La Torre esquina con San Ginés. Tel. 968 59 52 42) abre martes, miércoles y domingos de 10 a 13 h., los jueves y viernes de 17 a 20 h., y los sábados de 10 a 13 h y de 17 a 20 h (cierra los lunes), y exhibe los distintos tanques de salazón excavados y la distinta importancia que tuvo este enclave a los largo de las épocas fenicia, tardorromana, islámica y moderna. La entrada cuesta 2,50 €. Y no dejes de visitar el Centro de Interpretación del Barco Fenicio (entrada libre) que hay junto a la entrada a la playa de la Isla.Mazarrón - Cabezo de los Gavilanes

La Azohía y Cabo Tiñoso. Muchos son los que todavía se acercan hasta el recoleto puerto pesquero de La Azohía, entre los meses de marzo y junio, para ver cómo se subastan diariamente las capturas de la almadraba, un milenario arte de pesca árabe que lleva siglos practicándose en estas aguas situadas al suroeste del Cabo Tiñoso, en el término municipal de Cartagena. La pedanía, a 30 minutos en coche de Cartagena, se planta en el extremo del Espacio Natural Protegido de la La Muela-Cabo Tiñoso, en esa especie de tierra de nadie que va desde la Rambla del Portús hasta la playa de El Mojón (Puerto de Mazarrón). La mejor panorámica de la costa se obtiene junto a la torre de Santa Elena, una de las atalayas defensivas construida en tiempos de los Reyes Católicos para protegerse de los ataques de los corsarios berberiscos, y que está situada sobre la misma aldea de La Azohía.

El Ministerio de Fomento recuperó hace un par de años una senda peatonal de unos tres kilómetros de longitud que une La Azohía e Isla Plana, la pedanía más suroriental del municipio de Cartagena. Por esta senda llegarás caminando casi hasta la pasarela de madera que muestra los restos de las antiguas termas romanas del Baño de la Marrana. En Isla Plana, recorre el paseo marítimo que llega hasta la ermita del Carmen, situada en un saliente sobre el mar: es un placer sentarse en una de las terracitas de la zona para disfrutar del atardecer.

Praderas de posidonia: el paraíso de los buceadores. Y si te apasiona la aventura y el mar aprovecha ya que te encuentras junto a algunos de los mejores fondos submarinos del litoral Mediterráneo: estas aguas atesoran un fondo volcánico sumergido repleto de cuevas y arrecifes rocosos prácticamente virgen donde crece la posidonia. Su transparencia y excepcional temperatura media las convierten en un paraíso para los buceadores Y la mejor prueba de ello son los muchos centros de buceo que encontrarás entre La Azohía, Isla Plana y el Puerto de Mazarrón. Uno de los que tienen una mejor ubicación es el Antípodas Buceo (tel. 968 15 02 20), situado junto al mismo muelle pesquero: realizan desde bautizos (en playa o barco) hasta inmersiones en aguas profundas. No te preocupes: también alquilan el equipo. Tienen, además, una taberna y una terraza preciosa donde degustar hasta bien tarde algunos de los pescados frescos de esta agua: lecha, sargo, melva o bonito. Pregunta por el pescado del día: acertarás. Otro de los centros de buceo es el Cabo Tiñoso (tel. 968 15 02 97).

Más información:

Oficina de Turismo de Águilas y Tel. 968 49 31 73.
Oficina de Turismo de Mazarrón y Tel. 968 59 44 26.


 

Cómo llegar:

En coche, el acceso por la costa mediterránea, desde Valencia y Alicante, se hace siguiendo la AP-7. Desde Madrid hay que tomar la A-3 hasta Honrubia y luego continuar por la A-31 hacia Albacete y la A-30 hacia Murcia. Hay que seguir por la A-7 dirección Almería y, al llegar a Alhama de Murcia seguir por la MU-603 hacia Mazarrón y su puerto. Una vez en el Puerto de Mazarrón continuar por la N-332 hasta el desvío hacia La Azohía.
En autobús: Alsa-Enatcar (tel. 902 42 22 42)  mantiene un servicio directo desde Madrid con el Puerto de Mazarrón. Una vez aquí, la empresa Jiménez García Hnos. (Tel. 968 29 19 11) comunica diariamente con Isla Plana y La Azohía.