Eco-Viajes

La Granja de San Ildefonso (Segovia): esplendor barroco

Cortesanos, bufones, músicos y artesanos volverán a llenar durante el primer fin de semana de junio las calles del Real Sitio de La Granja de San Ildefonso, en Segovia: la XII Edición del Mercado Barroco devuelve la atmósfera dieciochesca a este bello rincón de la vertiente norte de la Sierra de Guadarrama. Una excelente oportunidad para pasear por el Real Sitio.

Barroca y palaciega: así es La Granja de San Ildefonso, el lugar elegido siglos atrás por Felipe V, primer Borbón en la Casa Real española, para retirarse del ruido cortesano y los trasiegos públicos. Por aquellos avatares que depara la vida, incluso la de los monarcas, el pretendido lugar de alejamiento, situado en la cabecera del río Eresma junto a los frondosos bosques que ya habían elegido los Reyes Católicos como lugar preferente de caza, acabó convirtiéndose en sede de la Corte por la repentina muerte de Luis I, heredero al trono sobre el que había abdicado Felipe V.

Eso sucedió en 1724 y durante los veinte años siguientes se sucedieron las ampliaciones y arreglos, muy al gusto italiano de la Reina madre, en los edificios que conforman el Palacio Real de La Granja. Y también crecieron sus jardines, inspirados en los que el abuelo de Felipe V, el Rey Sol, tenía en Marly (Francia).

Las fuentes. Ideado desde la primera línea del proyecto como un jardín con palacio, tal y como deseaba Felipe V, los técnicos contratados por el monarca se las tuvieron que ver con un desigual terreno en el que abundaba un preciado elemento: el agua. Del dificultoso y preciosista diseño del jardín se encargó el arquitecto francés René Carlier. Y de las fuentes, el mejor conjunto decorativo de este stilo que queda de la época en todo el mundo, los artistas Jean Thierry y René Fermín, también venidos desde Francia para dirigir al equipo de ayudantes y oficiales de escultura que terminaron dando forma a las figuras que componen las veintiséis que existen en La Granja, inspiradas todas en motivos mitológicos que culminan en la conocida como Los baños de Diana, en funcionamiento nocturno iluminado desde mediados de julio a principios de septiembre.

Todavía hoy las fuentes bombean agua sin ayuda, gracias al entramado de cañerías de hierro subterráneas originales que la conducen desde la Sierra del Guadarrama hasta el lago artificial que se construyó en la parte más elevada del jardín. Pese a que el Palacio Real se edificó en un tiempo más o menos breve, las obras no terminaron hasta bien entrada la segunda mitad del siglo, siendo ya rey Carlos III, años a partir de los que el Real Sitio vivió su momento de máximo esplendor cortesano. Las necesidades de acogida del largo séquito del monarca acabaron por dar forma definitiva al trazado del conjunto, cimentado en vetustas construcciones como las caballerizas reales, el edificio de la Guardia de Corps, la Casa de Oficios o la Casa de Canónigos.

Mercado medieval. Reflejo de aquella época de esplendor, la presente edición del mercado se celebrará los días 1 al 3 de junio y espera superar lass cifra de asistencia del año pasado, con un centenar de artesanos repartidos en el entorno de la plaza de Los Dolores, desde la misma Puerta de la Reina, abierta para la ocasión. Por ahí entrará la calesa real tirada por cuatro caballos que conduce a las autoridades a la inauguración oficial de las jornadas, seguida por juglares y cortesanos, el sábado a las doce del mediodía. Alcahuetas, hidalgos, herreros y acuñadores de moneda, exhibiciones de cetrería y un buen número de representaciones de animación divertirán a los visitantes entre las cinco de la tarde del viernes y las diez y media de la noche del domingo.

La visita al Real Sitio de La Granja se puede completar con dos pequeñas escapadas: una a Valsaín, lugar donde se erigió el primero de los palacios reales y por donde discurre uno de los Senderos de los Reales Sitios (se puede conseguir un folleto en la caseta de la Oficina de Turismo de La Granja, frente a la Puerta de la Reina), el que llega a la Boca del Asno y su Centro de Interpretación (tel. 921 12 00 13). Y la otra hasta el Palacio Real de Riofrío, el inhabitado edificio que mandara construir Isabel de Farnesio, recuperado en los años sesenta del pasado siglo.

Más información:

Oficina Turismo La Granja y Tel. 921 47 00 18.

 Mercado barroco


 

QUÉ VER:

Palacio Real. La culminación del sueño de Felipe V encontró en este rincón de la Sierra del Guadarrama su lugar en el mundo: la antigua Casa de los Jerónimos fue, a partir de 1724, sucesivamente engrandecida por arquitectos italianos, muy del gusto de los monarcas españoles en aquella época. La entrada cuesta 5 €. Información: tel. 921 47 00 20.

Jardines y fuentes. Seis kilómetros de jardines y bosque, que algunos comparan con los de Versalles, son otro de las principales reclamos. Un lago artificial provee de agua a las veintiséis fuentes monumentales que atesoran. Los jardines abren de 10 a 20 h: los fines de semana las fuentes funcionan en grupos alternos de cuatro a partir de las 17:30 h (3,50 €).

Real Fábrica de Vidrio. Encargada de cubrir la demanda palaciega de todo tipo de vidrios, la Real Fábrica de Cristales alcanzó su máximo esplendor durante el reinado de Carlos III. Desde hace casi diez años alberga el Centro Nacional del Vidrio (Tel. 921 01 07 00; 3,50 €), donde cada día se hacen demostraciones de soplado en su horno.

Colegiata. La Real Colegiata es lo primero que llama la atención del visitante cuando atraviesa la Plaza de Palacio. Fue construida por Ardemans como Capilla Real y luego el mismo Felipe V le otorgó la categoría de Real Iglesia Colegiata. Panteón Real, aquí yacen los restos de la Infanta Isabel, la Chata.

Tiendas. Hay bastantes tiendas dedicadas a la decoración y antigüedades en el entramado callejero de La Granja de San Ildefonso. Todas abrirán sus puertas durante el Mercado barroco. Algunas pistas: Real Sitio (Valenciana, 4), detalles de decoración y complementos, Zaca (Pza. del Vidriado, 3), artesanía de cristal o vidrio y muebles rústicos, y en Valsaín El desván de Patricia (Ctra. Villalba-Madrid, 17).

Valsaín. Situado a unos tres kilómetros de La Granja, en Valsaín se construyó el primero de los Palacios Reales que levantó la Corona, por orden de Felipe II. Quedan aún en pie algunos de sus muros, asolado por un incendio en 1697. Junto a estos pasa una de las rutas de senderismo del municipio: la de las Pesquerías Reales que pasa por la Boca del Asno.

Pontón Alto. Situado a escasa distancia de La Granja, embalsa las aguas del río Eresma (también conocido en el tramo aguas arriba como río Valsaín) y su cola llega casi hasta el paraje conocido como El Robledal. Fue construido en 1993 y sus doce kilómetros de orillas son muy demandadas por los pescadores durante los fines de semana.

Riofrío. La visita (5 €) al palacio que mandara construir Isabel de Farnesio dura una hora aproximadamente, es guiada, e incluye un paseo por sus principales estancias y la entrada al Museo de Caza instalado en su interior: ya se sabe que la captura de especies puede no ser políticamente correcta, en especial cuando se muestran trofeos con linces, osos y lobos...


 

COMER

Casa Zaca (Embajadores, 6. Tel. 921 47 00 87). Zacarias y Pablo Peinador Cornejo han tomado el relevo generacional al frente de esta acogedora casa de comidas fundada en 1940. No olvide probar el fuerte del establecimiento: sus pucheros con los típicos judiones con chorizo y oreja y unos sabrosos guisos como el conejo a la cazuela al aroma de tomillo o las cebollas rellenas de la casa.


 

DORMIR

Hotel San Luis (El Barco, 8. Tel. 921 47 21 21). Ubicado junto a la Puerta de Segovia, en pleno centro del Real Sitio, se trata de un coqueto establecimiento con categoría de dos estrellas, decorado con vocación de buen gusto y perfectamente equipado (ADSL, sauna e hidromasaje). Cuenta con 17 suites.

Parador de La Granja (Infantes, 3. Tel. 902 54 79 79). Situado en la rehabilitada Casa de los Infantes, erigida en el siglo XVIII por Carlos III. Cuenta con un spa y piscina exterior. 127 habitaciones dobles.