Eco-Viajes

Xinzo de Limia: el carnaval del rey enmascarado

El entroido de Xinzo de Limia, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional, alcanza durante el mes de febrero su máximo apogeo. Es el tiempo de la risa, la música y las máscaras que prende por toda la provincia de Ourense. Las "pantallas", auténticos reyes del carnaval limiao, representan una de las pocas mascaradas rurales que perviven en la Europa del siglo XXI.

Imagen cedida por Turgalicia
Imagen cedida por Turgalicia

El de Xinzo de Limia no es uno más de los muchos, muchísimos, entroidos que sacan a la calle disfrazados a los gallegos durante el mes de febrero como anticipo del final del ciclo de invierno. El de Xinzo, además de estar declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional, alardea de ser el carnaval más largo de España: cinco domingos sucesivos de fiesta para capear los rigores de la estación y de la vida misma. Cinco fines de semana que alcanzan su clímax de desenfado y diversión en torno a los tres días sagrados de la fiesta: Domingo, Lunes y Martes de Carnaval. Es, también, un festejo multitudinario: toda la gente de Xinzo se disfraza y el número de visitantes multiplica por tres al de habitantes del concello. Y es el momento en el que cobran vida las "pantallas", los auténticos reyes del carnaval limiao, una de las pocas mascaradas rurales que perviven en la Europa del siglo XXI. El auténtico engarce con una tradición ancestral.Imagen cedida por Alfonso Carlos Lois Suárez (Casa de Cultura de Xinzo de Limia)

REIVINDICAR LA "PANTALLA". Aunque el carnaval sea el tiempo de la trasgresión y la libertad, hasta el desorden tiene que tener unas ciertas normas. Por esto en Xinzo disfrutan el entroido como una fuente de unión lúdica, gastronómica y festiva entre vecinos y forasteros donde nadie mira y todo el mundo, de una forma u otra, participa. Se trata de reír y hacer reír, de bailar al son del ritmo incansable de las charangas, de soportar con estoicismo a los que vienen a dar la murga y a los que pintan la mona, de compartir barra con los amigos, de ridiculizar lo ridículo y, sobre todo, de respetar la tradición. Por eso a los niños se les enseña, desde los tres años, que la "pantalla" es un traje, no un disfraz. Una vestimenta que requiere pantalón y camisa blanca, una capa negra o roja adornada con cintas de colores, pañoleta, polaina y zapatos negros; faja roja a la que se ciñe un cinturón de campanillas; dos vejigas de vaca infladas que se golpean incesantemente y, sobre todo, la máscara artesanal con cara de demonio sonriente coronada por unos cuernos y símbolos astrales.

Un rey enmascarado. "Pantallas" llegan a juntarse unas 400 durante el Gran Desfile que se celebra el Martes de Carnaval a partir de las cinco de la tarde. Pero también andan alegrando la fiesta en grupos de 5, 6 o 10 individuos, durante todo el fin de semana previo. Se trata de otra de las normas: las "pantallas" ponen orden, exaltan la fiesta, le otorgan colorido y le dan banda sonora con el tintineo incesante de sus campanillas y el golpeteo de las vejigas. Estos grupos persiguen a los vecinos que no se han disfrazado y acaban con ellos en la barra de cualquier bar tomando una ronda de vinos. Se trata de un juego, una dinámica casi sagrada del entroido: tratar de escapar de las "pantallas". Sin éxito, por supuesto. Todo gira en torno al casco antiguo y la plaza Mayor: un performance colectivo que garantiza la inmunidad absoluta al disfraz. Todo es lo que parece durante el carnaval limiao.Imagen cedida por Turgalicia

Además del peculiar sonido de los "pantallas", el entroido en Xinzo lo amenizan las comparsas, las orquestas nocturnas y, sobre todo, las charangas. Música y ritmo ininterrumpidos desde las 5 de la tarde hasta las 4 de la madrugada, y cientos de personas siguiendo a las mejores charangas, venidas desde muchos rincones de Galicia, por las calles y plazas de la villa, de esquina en esquina y de barra en barra. Entroido, carnaval tradicional, que se celebra en otros muchos concellos ourensanos como Allariz, Maceda, Verín, Viana do Bolo, Laza, Vilariño de Conso y Sarreaus y que da sus últimos pasos con el Entierro de la Sardina y, en el caso de Xinso, con el llamado "Domingo de Piñata", antesala de la Cuaresma.

TURISMO ORNITOLÓGICO. Hasta el año 1950, el valle que forma el río Limia a su paso por Xinzo, y sus concellos limítrofes, estaba ocupado por una extensa laguna que tenía 35 km de perímetro. Fue desecada por expertos norteamericanos para facilitar el aprovechamiento agrario de estos terrenos pero parte de la primitiva superficie de la Laguna de Antela la ocupan ahora unos humedales surgidos de varias canteras de extracción de áridos a los que se conocie como las Charcas de La Limia. Se accede hasta ellos por un costado de la carretera que va de Xinzo a Vilar de Santos. Está declarado "Espacio natural protegido" y dispone de un pequeño Centro de Visitantes (abierto los fines de semana) y una red de miradores. 

El entroido de Xinzo de Limia se celebra, este año, del 24 de enero al 22 de febrero.

Más información:

Museo Galego do Entroido (Rúa Labeira, s/n). Horario: de 18:30 a 20:30 h.Centro de Centro de Visitantes de A Limia / Oficina de Tuirsmo: Tel. 988 46 07 68.


 

DÓNDE DORMIR

AC Hotel Vila de Allariz (Paseo do Arnado, 1. Tel. 988 55 40 40). Veinticinco kilómetros de autovía separan Xinzo de Limia y Allariz: apenas un suspiro para adentrarse en el territorio de otro río con fuertes resonancias galegas: el Arnoia donde José Luis Cuerda rodó muchas escenas de su película “La lengua de las mariposas”. Situado a idéntica distancia de la capital, el AC Vila de Allariz (con categoría de cuatro estrellas), se ha convertido desde su apertura, en mayo de 2006, en el referente de calidad hotelera de Ourense y en uno de los estandartes de la villa de Allariz, la niña mimada de los poderes públicos provinciales. Fiel a los estándares básicos de la cadena hotelera, e integrado en la elite de los AC Selection, el conjunto se tiende delicadamente frente al Arnoia y ofrece buenas dosis de vanguardismo arquitectónico en unos interiores amplios y funcionales donde reina el confort. Cuenta, además, con un más que destacado restaurante y con un centro termal para tratamiento lúdicos y de salud. 38 habitaciones dobles y 1 suite. Desde 80 €.

Rectoral de Ansemil (Lamas de Ansemil - Celanova. Tel. 687 77 57 26) Establecimiento adosado a la iglesia de Lamas de Ansemil, del siglo XVI. Totalmente rehabilitado, coqueto y tranquilo, muestra una perfecta simbiosis entre lo rústico y lo funcional. Javier Torquati, su director, es además un excelente cocinero y ofrecen interesantes paquetes de fin de semana con alojamiento y cena incluidos en el precio. Cuenta con 7 tranquilas estancias. Desde 50 €.