Eco-Viajes

El limón, en Murcia es toda una institución. Este desinfectante natural los murcianos lo utilizan para acompañar casi cualquier plato. Firo Vázquez nos trae un artilugio de cocina que consigue sacar el zumo del limón sin esfuerzo.
El limón es a Murcia lo que la naranja a Valencia o las fabes a Asturias. En Murcia el limón está en todo. Y se le pone a todo o con todo, no sólo a los berberechos, o al refresco.

Me sorprendió cuando llegue aquí, hace ya 23 años, y me pusieron el limón con las patatas fritas de aperitivo, a partir de ese momento vi el limón en arroces, pescados, carnes, en fritos y sopas, sin olvidar un clásico del recetario murciano como son los paparajotes, hojas de limonero rebozadas y fritas.

Tal saturación de limón, abundante y constante, hace que en ocasiones me pregunte si la moda de poner limón en la cerveza mejicana no habrá sido idea de un murciano emigrado.

El limón es un desinfectante natural muy potente y por eso no importa en según que ocasiones, aderezar en abundancia con ácido cítrico el plato que te sirven.

Cuentan que la "moda" de poner limón en la botella de cerveza mejicana, fue por indicación de los yanquis que cruzaban la frontera para irse de marcha por Méjico. Ante la falta de higiene de los vasos decidieron beber de las botellas almacenadas en cajas de dudosa limpieza. Por lo que primero limpiaban los bordes de la botella con limón y allí dejaban la rajita para que siguiera haciendo efecto su poder desinfectante. Hoy es una moda, que en ocasiones, cuando bebemos directamente de la botella, esta justificada.

Hemos evolucionado en los últimos años, del chorretón al chorrito. Del generoso a unas gotas. No sólo con el limón sino con todo, lecciones de ahorro que hemos tenido que aprender forzosamente.

Hemos aprendido a rebajar el umbral de percepción, gozando con notas y sintiéndonos lacerados por intensidades.

Hoy os traigo este artilugio o pulverizador de lima y limón que consigue sacar el zumo y hacer un reparto mucho más aromático, uniforme y equilibrado por nuestras elaboraciones.



Ahora podemos ser mas justos cuando aliñamos nuestra ensalada. Justicia limonera y sin tasas.