Eco-Viajes

Hace unas semanas se celebró en la capital Madrid Fusión uno de los encuentros gastronómicos más importantes de España. Este año ha cambiado de ubicación, de continente, y en opinión de Firo Vázquez, también de contenido, ha pasado de Congreso a Feria. Esta es su visión de la cita culinaria.
Cuando elaboro un plato tengo en cuenta muchos conceptos, sabor, color, olor, estación, grasas, modas, técnica, materias primas o hermanas, etc., es decir, trato de construir una elaboración lo más completa o "redonda" posible.

Como es lógico también he de preocuparme por el continente, superficie, plato, u objeto donde presentar la elaboración comentada.

Como todos sabéis, ese detalle final puede arruinar o exaltar la receta presentada. La importancia del continente para que esté a la altura del contenido y que en ocasiones lo supera.

También hay que tener en cuenta que en ocasiones ese continente desvirtúa el mensaje del contenido, lo cambia e incluso lo oculta. Platos de mármol, granito, cristal, madera, espejos, jaulas, juguetes, latas, pinchos, conchas, neveritas, pipetas, o papales comestibles son, entre otros, los nuevos soportes en gastronomía. ¡Qué tiemble Santa Clara!

De igual manera que en los platos, el continente es fundamental en otras áreas de nuestra vida, e incluso en ocasiones, es el principal objetivo del marketing.

Muchas sorpresas nos llevamos cuando abrimos paquetes preciosos que hemos adquirido más por su estética que por su calidad o función.

No hablo de personas donde la discrepancia entre el continente y el contenido es  abismal y solo podemos intuirlo con una buena mirada directa a los ojos del otro, y no siempre.

De igual manera Madrid Fusión ha cambiado de continente, cambiando, sin que quizá sea el objetivo de la organización, o quizá sí, de concepto. Ha pasado de Congreso a Feria de un año para otro sin apenas cambios, como una transformación silenciosa, constante y previsible.

Durante 10 años se ha celebrado el Congreso Internacional de Cocina en el Palacio de Congresos y Exposiciones de la Comunidad de Madrid y este año, en la edición XI, por motivos que supongo puedan estar ligados al Madrid Arena, se ha celebrado dentro del IFEMA.

Tan sólo se ha desplazado unos escasos 100 metros en el mapa, pero ha sido mucha la distancia que ha recorrido en su concepto. El continente no hace al contenido, pero ayuda. Y Madrid Fusión ha pasado de un recinto de Congresos a un recito Ferial. Y eso influye.

Siempre hubo una mini feria en el congreso, que fue creciendo con los años hasta el punto que hoy casi fagocita al propio congreso. Pero al haber cambiado la sede, la percepción de Congreso ha disminuido y el concepto Feria se convierte en el protagonista, aunque no guste a la organización.

Y, cuidado, pues como Feria Madrid Fusión no tiene ni sentido ni recursos.

Espero que sólo haya sido una solución circunstancial y no camine, en el futuro, por la senda de los feriantes, pues todos sabemos que muchas veces las Ferias acaban en el Circo.