Eco-Viajes

En el Círculo de Bellas Artes de Madrid, hasta el 13 de enero, se puede disfrutar de los carteles y de las colaboraciones de Saul Bass, el mayor genio de todos los tiempos en este campo. ¿Quien no recuerda el comienzo de "Vértigo", "La vuelta al mundo en 80 días" o "El Cabo del miedo"? Sonia Sánchez Recio hace un repaso por el autor de los mejores títulos de crédito del cine
"Cuando se quiere a una persona, hay que confiar en ella. No hay otra forma. Tienes que darle la llave de todo lo que posees, si no, ¿De qué sirve ese amor?" Son las reflexiones de Sam "Ace" Rothstein (Robert de Niro) mientras se dirige a su coche. Es el protagonista de Casino (Martin Scorsese, 1995). "Ace" Rothstein viste una americana rosa "a juego" con una camisa color chicle y una corbata del mismo tono. Es el concepto de la elegancia para un hombre que dirige uno de los mejores casinos de Las Vegas. Al introducirse en su vehículo concluye su meditación sobre la fidelidad: "Durante un tiempo, yo creí vivir un amor de esa clase". Entonces "Ace" gira la llave de contacto y al arrancar… ¡boom! Una gran explosión hace que salga despedido del coche y vuele por los aires. En ese trayecto su silueta negra ascendente se funde con las llamas del fuego eterno y las luces de neón de los casinos. Sin duda, dos variantes del infierno. Como contrapunto, la música celestial acompaña esta imagen: es el coro final de La pasión según San Mateo, de J.S. Bach.

Este apabullante prólogo de Casino es obra de Saul Bass. El último trabajo del maestro de los títulos de crédito en el cine, que moriría al año siguiente, en 1996.


Arriba, fotogramas de Casino. Abajo, a la izqda, cartel de Anatomía de un asesinato, antecedente estético del fotograma de Casino, y a la dcha, cartel de Ocean´s eleven, otra fuente más de inspiración para Casino

Saul Bass, de origen judío, nació en Nueva York en 1920. Allí estudió con algunos artistas y teóricos seguidores de la Bauhaus. Bass se inició en el mundo del diseño publicitario y llegó a crear su propia agencia. Su primera gran oportunidad en el cine se la dio el director de cine austriaco Otto Preminger, que le encargó el diseño del poster de Carmen Jones (1954). Colaboraron en once películas más, entre las que podrían destacarse: El hombre del brazo de oro (1955) Anatomía de un asesinato (1959), Éxodo (1960) y El Factor Humano (1979).



Sin embargo, Bass no sólo es el diseñador de los títulos de crédito más reconocibles, también es autor de la planificación de algunas de las secuencias más emblemáticas de la historia del cine como la de la batalla de Espartaco (Stanley Kubrick, 1960), y la del plano de Marilyn Monroe sobre el respiradero de metro en La tentación vive arriba (Billy Wilder, 1955).



En colaboración con Alfred Hitchcock diseñó el mítico comienzo de Vértigo (1958), y planificó la secuencia de terror más famosa de todos los tiempos: la del asesinato en la ducha de Janet Leight en el film Psicosis (1960). Entre estos dos trabajos, Bass se ocupó de los títulos de Con la muerte en los talones (1959), también de Hitchcock.



Martin Scorsese, gran admirador de Saul Bass, recurrió a él para confeccionar la secuencia introductoria de Uno de los nuestros (1990). El siguiente trabajo en común fue el remake de El cabo del miedo (1991). En este caso la atmósfera tenebrosa e inquietante de la película se percibe en el prólogo propuesto por Bass, en el que el agua se perfila como un elemento que alberga imágenes y títulos distorsionados. Se trata de un aviso de la disfunción de las cosas en la historia que va a desarrollarse, partiendo de la mente del criminal protagonista. El resultado de la tercera colaboración fue La Edad de la Inocencia (1993), un drama sobre la alta sociedad que habitaba el Nueva York de 1870. Una élite prisionera de su propio juego, que se comunica mediante códigos secretos. En este caso Bass propuso una secuencia inicial basada en el lenguaje de las flores, que se van abriendo, ocultas tras encajes y bordados. Unos códigos que también remitían al romanticismo victoriano. El último trabajo Bass-Scorsese, fue Casino (1995), película con la que comenzaba este post.
    

Fotogramas correspondientes a la secuencia inicial de La edad de la inocencia


Fotogramas iniciales de El cabo del miedo

Los carteles de Saul Bass han creado escuela. Buen ejemplo de su influencia en el cine actual lo vemos en los posters de películas como, Atrápame si puedes (Steven Spielberg, 2002), Clockers (Spike Lee, 1994), y en casos más cercanos, como el del artista argentino Juan Gatti, que ha diseñado los posters de películas de Pedro Almodóvar, como Mujeres al borde de un ataque de nervios, Tacones Lejanos, Volver, etc. Todos estos trabajos constituyen un reconocimiento a Bass.