Eco-Viajes

Ilustración de Mulga
Ilustración de Mulga
La barba es una tendencia en alza. Accesorio moderno del género masculino al abrigo del que ha florecido un nuevo negocio. Las barberías florecen en los barrios más de moda de las ciudades, casas retro del afeitado que recuperan técnicas del pasado y con una decoración muy vintage.

Pues sí, lo habéis adivinado; la historia va de barbas, pero no de cualquier barba: de un tiempo a esta parte lo que pega fuerte es la barba hipster. Y, ¿qué es eso de la barba hipster? Pues según se dice, se rumorea, (porque sobre esta moda todo el mundo comenta, pero nadie sabe con certeza…) ha de cumplir dos requisitos importantes:

- Cuanto más larga y poblada mejor, es decir, la barba de dos días, sexy antaño, ya no está in.
- Ha de parecer ligeramente descuidada, aunque en realidad se trate de un look muy estudiado.

Si nos remontamos a los orígenes de esta tendencia existe un personaje clave, considerado por muchos el desencadenante de la "barbamoda": Christian Göran, más conocido como "el barbudo del anuncio de Trivago". Lo de este modelo sueco fue llegar y arrasar y ha dejado un buen séquito de seguidores a su paso, tanto a nivel de barbas como a otros niveles.





Sin embargo, y es justo reconocerlo, también tiene su importancia en esto de las barbas el baloncesto, en concreto, Pau Gasol con su "peludo" aterrizaje en la NBA y Sergio Rodríguez, unos pioneros en marcar tendencia.





Barbas masculinas aparte, cabe destacar la irrupción de Conchita Wurst en el panorama barbudo, que consiguió ganar el Festival de Eurovisión y, dicho sea de paso, darle un poco de vidilla al evento más vintage de la televisión.





A lo largo de la historia la barba ha marcado diferentes épocas, convirtiéndose en símbolo de rebeldía, sabiduría, moda. Y con semejante panorama las barberías, esas casas retro del afeitado, las de toda la vida, se perfilan como un negocio con un presente prometedor.

Barberías a la antigua usanza que recuperan las técnicas del pasado con una decoración vintage, que florecen en los barrios más de moda de las ciudades. Barberos del siglo XXI que han rescatado, modernizándolo, un oficio casi olvidado. Algunas de estas ilustres casas son:

- Lord Jack Knife, en Valencia
- Hermin’s, en A Coruña
- La Barbería de San Bernardo, en Madrid
- La Barbería de Gràcia, en Barcelona.



 
  Salvador Chanza, hombre barbudo y el barbero artífice de Lord Jack Knife



Pero señores barbudos, no se confíen: una nueva tribu urbana –nunca sabremos si creada por Gillette- viene pisando fuerte. Hablo de los twees, defensores de la dulzura, infantiles, de estética naif y, por supuesto, imberbes a más no poder. Así que vayan pensando si es hora de poner su seña en remojo…