Eco-Viajes

El próximo fin de semana vuelve el Mercado de Motores de Madrid al Museo del Ferrocarril. Elsa Vega estuvo en la última edición y nos descubre los entresijos del mercado más europeo de los que se celebran en la capital.
Dicen de este mercado que es el más "europeo" que se celebra en Madrid, el "rastro fashion"; tal vez lo digan porque en este espacio se dan cita vendedores alternativos, y cuando digo alternativos me refiero al más amplio uso de la palabra. Tan alternativos como que tú mismo -sí, tú, querido lector- puedes convertirte en vendedor.


¿Sorprendido? Pues es sólo el aperitivo de lo que te espera en Mercado de Motores, una cita que se celebra el segundo fin de semana de cada mes en el madrileño Museo del Ferrocarril y que no te puedes perder.





Comenzando por la ubicación, deciros que, a pesar de su corta edad, el mercado ya se ha mudado. En origen se celebraba en la antigua nave de motores, el espacio desde el que antiguamente se suministraba electricidad a Metro de Madrid. El sitio tiene mucho encanto, pero de él sólo queda el nombre, y es que, desde septiembre, el mercado se celebra en el Museo del Ferrocarril (Paseo de las Delicias, 61), otro enclave que resulta ideal, puesto que ropa, ilustraciones, vinilos, mojitos y tapas se entremezclan con antiguos vagones de tren, un escenario, sin duda, peculiar.





Los puestos de vendedores se dividen en dos zonas: la de profesionales y la de particulares. La zona de venta profesional se sitúa en el interior del museo, con vistas a los trenes antiguos. Los puestos varían de una edición a otra (aunque muchos repiten), pero básicamente predomina lo artesanal, lo hecho a mano y lo vintage. Nos podemos topar con puestos de ropa, complementos, calzado, gafas de sol, jabones, infusiones, esculturas de cartón, muebles, flores, bicicletas, vespas y hasta accesorios para mascotas.
 La zona amateur, conocida como "mercado de particulares" se sitúa en el exterior del museo, al aire libre. Es un espacio en el que cualquier persona puede vender aquellas pertenencias que rondan por su casa y ya no utiliza, por lo tanto todo es de segunda mano, un lugar perfecto para rebuscar y encontrar tesoros perdidos. Si queréis conocer las condiciones necesarias para aventuraros a ejercer como vendedores consultad por Facebook a la organización. La última edición contó con más de 100 vendedores.





La oferta gastronómica es otro de las bazas que convierten Mercado de Motores en una propuesta excelente para pasar un fin de semana familiar o entre amigos. Se sirven pinchos variados (desde croquetas hasta sushi) y cócteles refrescantes en la zona exterior, donde colocan sillas y mesas que, además, puedes utilizar aunque no tomes nada.





¡Y qué sería de este mercado sin la animación musical! Para completar la tarde de compras y acompañar el refrigerio nada mejor que escuchar música en vivo, en ocasiones producida con instrumentos tan singulares como una batería construida con regaderas y cubos de plástico.





Para rematar, deciros que la entrada es gratuita y que en el plan tienen cabida los más pequeños de la casa, tanto en las ventas (en la última edición había puestos con ropa para niños y juguetes) como en la parte de ocio, puesto que podrán disfrutar del tren infantil del museo.

Las próximas ediciones de 2013 se celebran:
- 12 y 13 de octubre

- 9 y 10 de noviembre

- 7 y 8 de diciembre

Más información

Fotos: Juan Fernández.