Eco-Viajes

¿Quién dijo que los kiwis venían sólo de Nueva Zelanda? En España también se cultivan kiwis, especialmente en la franja atlántica y Galicia es la comunidad que más produce. Retro-miradas nos descubre los secretos de esta curioso fruto.

Si alguien me hubiera preguntado hace unos años de dónde viene el kiwi, esa deliciosa fruta exótica, hubiera contestado, sin apenas dudar, "de Nueva Zelanda". Si bien es cierto que éste país es un importante productor, también contamos con plantaciones mucho más cerca de lo que yo imaginaba. En España se cultivan kiwis, especialmente en la franja atlántica y Galicia es la comunidad que más produce.

Este año he tenido la oportunidad de asistir a la recogida y he aprendido mucho sobre este curioso fruto.





La planta, conocida como Actinidia deliciosa, es originaria de China y se introdujo en Nueva Zelanda a principios del siglo XX. En Galicia comenzó a cultivarse en los años 70, en concreto en la provincia de Pontevedra, y se ha adaptado perfectamente a las condiciones climatológicas de la zona: agua abundante y suelo ácido.





Cuando vi por primera vez la planta del kiwi me llamó mucho la atención. Es una especie de arbusto trepador, con hojas grandes, redondeadas y de un verde muy oscuro. Me recordó a las parras. Lo más curiosos es que estas plantas tienen sexo macho y hembra y es necesario plantar ambos para que se produzca la polinización.





La recogida del kiwi se realiza entre finales de octubre y principios de noviembre, un regalo más del otoño que nos ayuda a preparar el cuerpo para el invierno con sus múltiples propiedades: vitamina C, cobre, potasio, magnesio.





Otro dato que me ha llamado mucho la atención es que la fruta no madura en la planta. Cuando recogemos los kiwis están duros al tacto y si intentásemos comerlos el sabor sería muy ácido. Un buen truco para que maduren es colocarlos en el frutero con manzanas.





Y para rematar una pequeña anécdota. Se decidió llamar kiwi a este fruto en Nueva Zelanda por guardar cierta similitud, tal vez en el color y aspecto de su piel, con el ave del mismo nombre.

Y a vosotros, ¿os gustan los kiwis?